Visor de contenido web

Introducción

Los premios se empiezan a conceder en 1986. Ese año se crea mediante un decreto del Consell la "Alta Distinción de la Generalitat Valenciana" señalando que una vez consolidado el proceso autonómico y asentadas sus Instituciones dentro del marco del Estatuto de Autonomía, se hace necesario arbitrar los medios suficientes con los que reconocer todas las actuaciones o servicios eminentes que hayan sido prestados en defensa de los intereses generales y peculiares de la Comunitat Valenciana, tanto por personas físicas como entidades, asociaciones o colectividades.

En ese mismo pleno del Consell de 10 de marzo de 1986 se acordó crear también el Premio de las Letras Valencianas, para reconocer la labor creadora y las obras que se hayan realizado en el fomento de la cultura en el campo de las letras. La Distinción de la Generalitat Valenciana al Mérito Cultural para honrar a las personas físicas que por sus méritos hayan contribuido a destacar la aportación de la Comunitat Valenciana en cualquier ámbito de la cultura y por último se crearon también las medallas y placas al Mérito Deportivo.

Posteriormente, en el año 2003 se creó la distinción honorífica de Ambaixador de la Comunitat Valenciana para reconocer y premiar la labor de aquellas personas que, por su especial arraigo con la Comunitat Valenciana, su identificación, exaltación y defensa de los valores de ésta, así como por sus actuaciones y manifestaciones públicas, hayan contribuido notablemente al conocimiento, difusión y defensa de los intereses generales y peculiares de la Comunitat Valenciana.

También en 2003 se crearon las distinciones de la Generalitat con el objeto de ser concedidas a los miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y de la Policía autonómica y local, que se hayan distinguido en actuaciones concretas en la lucha contra el terrorismo, así como a heridos y afectados por actos terroristas y también a quienes, de modo colectivo o individual, salven personas en grave riesgo como consecuencia de catástrofe o de cualquier otra situación, o bien colaboren de modo determinante en el restablecimiento de la normalidad en zonas siniestradas.

Tradicionalmente, estos premios se otorgan en el acto cívico que se celebra en el Palau de la Generalitat para conmemorar el 9 de Octubre.